Sexo en el aula II

“Sex i klassrummet II”

El local se encontraba al final de un largo pasillo, por el cual no circulaba mucha gente. Era un local pequeño con una mesa redonda grande en el centro y 4 sillas. Tenía dos puertas que podian cerrarse completamente desde el interior. Ambas puertas tenian un cristal grande con unas cortinas de tela que tapaban la vista al pasillo.

Yo terminé mi lección de Ingles un poco tarde y cuando abrí la puerta de el local ya estaba ella sentada estudiando. Vestía un escote que descubría parte de su busto. La miro fijamente y ella me responde con una mirada sensual y pícara.

Eran las 3:00 pm aproximadamente. Yo entre al local y ella me pidió ayuda al momento con un ejercicio de matemáticas. Me acerqué y ella agachó un poco su cuerpo de manera que el escote de su blusa permitia una mejor vista de su busto.

Sin perder la oportunidad brindada me inclino un poco; de manera que mi cara tocara sus cabellos bien olorosos, rubios y lacios. Ella suspira y me dice: jag gillar din parfym!  Acerco mi cintura a su cuerpo para que ella sienta mi erecto pene.

Ella da vuelta a su cara y comienza a besar con fervor mis labios humedos. Introdusco una de mis manos en su busto. Ella ,sin recato; comienza acariciar suavemente mi pene erecto. Suavemente la levanto de la silla y la despojo de su blusa escotada. Ella a su vez con desespero baja mi jeans y agarra con fuerza mi pene; para confirmar si esta suficientemente duro. Le quito su sostén y siento como sus pechos caen libres en mis manos.

sexoenelaulaElla llevaba una falda corta y de un tirón se despoja de su braga y apoya una de sus piernas en una silla. Bajo una de mis manos he introdusco dos dedos en su humeda y caliente vagina. Ella suspira y comienza a gemir de placer manoseando mi pecho, brazos y espalda.

Suavemente restriego mi pene en su clítoris y ella comienza ha mover su cintura desesperadamente. Una de sus manos coloca mi pene en el centro de su vajina y con un movimiento suave lo introduce hasta el fondo.

Con cuidado de no sacar el pene; me siento en la silla. Ella se mueve desesperadamente y susurra a mi oido “ohh vad skön”. Sus pezones grandes y rosados golpeaban mi cara y mis labios. Con la punta de mi lengua bordíe yo los pezones tan sabrosos de ese pecho blanco como la nieve.

Se perciben unos pasos por el pasillo y esto lejos de preocuparme me estimula. Ella titubea un poco; pero al ver mi reacción continua sus sensuales y eróticos movimientos con desespero y anciedad. Los pasos que se oían en el pasillo desaparecen en nuestra intensa fogosidad sexual.

En ese momento comienza ella a gemír fuertemente sin temor de ser oida. De pronto todo su cuerpo de paraliza como si estuviera recibiendo un choque eléctrico. Sus uñas se clavan en mi espalda y comienza a llorar y sollozar de placer.

Yo al sentir y ver todo esto introdusco mi pene hasta el fondo de su sabrosa y deslechada vagina. Ella trata de resistir he incita a que yo me desleche. De pronto; con un movimiento brusco y fuerte siento como si la vida abandona mi cuerpo y entre gritos y gemidos le beso sin cesar todo su cuerpo humedo y ardiente.

Has click aquí para leer el relato “Los gemidos de mi ex-suegra me calentaban”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: